The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints

Mormon Temples

Historia de la Iglesia

Historia de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

En la década de 1820, había un gran renacimiento religioso en toda el área de Nueva Inglaterra en los Estados Unidos. Confundido por las afirmaciones en conflicto de las diversas religiones, un joven de 14 años acudió a la Biblia buscando guía y allí encontró un desafío lanzado por Santiago de “p[edir] a Dios” por sí mismo (véase Santiago 1:5)

José Smith –– nacido el 23 de diciembre de 1805 en Sharon Vermont –– estaba viviendo con su familia en la comunidad rural de Palmira, Nueva York, en 1820, cuando él leyó el pasaje de las Escrituras. Siguiendo el consejo, él se dirigió a una arboleda cerca de la gran familiar y se arrodilló para orar en busca de respuestas.

Dios el Eterno Padre y su Hijo, Jesucristo, se le aparecieron a José y le dijeron que no se uniera a ninguna de las iglesias que había en ese momento. También se le instruyó que a través de él se restauraría a la tierra la Iglesia que Jesucristo había organizado originalmente, con todas sus verdades y la autoridad del sacerdocio. La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días –– comúnmente conocida como la Iglesia Mormona –– fue organizada oficialmente el 6 de abril de 1830 en Fayette, Nueva York.

El Libro de Mormón: Otro Testamento de Jesucristo

Una noche de septiembre de 1823, un ángel llamado Moroni –– un profeta que había vivido en el continente americano en el año 400 d.C. –– se apareció a José y lo guió hasta una colina que se hallaba cerca de Palmira, Nueva York. Allí le mostró un relato religioso de una antigua civilización americana grabado en planchas de metal que habían estado enterradas durante casi 1,5000 años. Cuatro años más tarde, José empezó la traducción de este registro. El Libro de Mormón, llamado así por uno de los antiguos profetas americanos que habían recopilado los escritos de muchos antiguos profetas, fue publicado por primera vez en 1830.

El Libro de Mormón contiene escritos religiosos de algunas civilizaciones de la América antigua comprendidas entre los años 2200 a.C. y 420 d.C. El libro también incluye un testimonio ocular del ministerio de Jesucristo en el continente Americano después de Su resurrección en Jerusalén.

Restauración de la autoridad del Sacerdocio

Los apóstoles y profetas de todas las épocas han tenido la autoridad de Dios, llamada sacerdocio, para actual en Su nombre. Los primeros Doce Apóstoles del Nuevo Testamento recibieron el sacerdocio de las manos del mismo Salvador, pero con su muerte la autoridad del apostolado desapareció de la tierra. Por lo tanto, un componente esencial de la restauración de la Iglesia de Cristo fue el restablecimiento de esta autoridad del sacerdocio, que se llevó a cabo en 1829.

En mayo de ese año, Juan el Bautista se les apareció a José Smith y su socio en esta labor, Oliverio Cowdery y les otorgó el Sacerdocio Aarónico, con la autoridad para bautizar y efectuar otras ordenanzas. Poco después, tres de los primeros apóstoles, Pedro, Santiago y Juan, se le aparecieron a José y a Oliverio y les dieron la autoridad del santo apostolado. Con la restauración de la autoridad del sacerdocio, José organizó La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días con seis miembros iniciales.

Crecimiento temprano

Al igual que la antigua Iglesia, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es una iglesia misionera, cuyo propósito es reunir a Israel de los cuatro ángulos de la tierra. Desde el principio, los misioneros estuvieron activos en los Estados Unidos, y en menos de diez años, en Inglaterra y parte de Europa. Los conversos se unían al cuerpo principal de la Iglesia tan rápido como sus circunstancias se lo permitían.

Lamentablemente, también hubo una fuerte oposición a la Iglesia y su mensaje. Para escapar de la persecución y no afectar a la congregación de Israel, la sede de la Iglesia se mudó varias veces en la primera década, de Nueva York, donde se organizó, a Ohio, Misuri, y luego a Illinois. En 1839, los Santos de los Últimos Días estableció la comunidad de Nauvoo (Illinois) en una zona de inhóspitos pantanos en las riberas del río Mississippi. Para 1844, Nauvoo rivalizaba con Chicago en población. Pero las sospechas de crecimiento y la ansiedad dentro de las comunidades vecinas alimentaron un clima de extrema agitación y desconfianza. Los periódicos de pueblos vecinos comenzaron a hacer un llamado para el exterminio de los Santos de los Últimos Días.

En el punto culminante de esta crisis, José Smith y su hermano Hyrum fueron asesinados a balazos por un grupo de hombres armados en las cercanías de Cartago, Illinois.

Brigham Young y la caminata hacia el Oeste

Como el miembro más antiguo del Quórum de los Doce Apóstoles –– el segundo organismo de gobierno de la Iglesia –– Brigham Young sucedió a José Smith como líder de la Iglesia. En febrero de 1846, él dirigió al grupo inicial de Santos de los Últimos Días a cruzar el helado Río Mississipi hacia el territorio de Iowa. Los pioneros mormones finalmente hicieron su histórica caminata al remoto Valle de Lago Salado. Los miembros del grupo de avanzada de Brigham Young abrieron camino, llegando el 22 de julio de 1847.

Durante los siguientes 22 años, aproximadamente 68,000 Santos de los Últimos Días se filtraron en este refugio de la Gran Cuenca. Algunos cruzaron en vagones, pero entre 1856 y 1860, diez compañías de casi 3,000 hombres, mujeres y niños, caminaron hacia la Sión americana, tirando de carros de mano. Desde el valle de Lago Salado, Brigham Young dirigió el establecimiento de más de 350 comunidades en el oeste de los Estados Unidos.

En la Edad Moderna

Cuando Utah ganó la condición de Estado el 4 de enero de 1896, los miembros de la Iglesia llegaban a un total de un cuarto de millón, con la mayoría de ellos en Utah. Cuando el número de miembros de la Iglesia alcanzó el millón en 1947, cien años después del éxodo de Nauvoo, era todavía en gran parte de Norteamérica. Sin embargo, después de 1947, la proporción de miembros de Utah comenzó a disminuir casi tan rápido como se aceleraba el crecimiento en todo el mundo.

Actualmente, menos del 14 por ciento de todos los miembros de la Iglesia reside en Utah, y menos del 45 por ciento de los miembros de la Iglesia vive en los Estados Unidos. A finales de 2010, el número de miembros de la Iglesia en todo el mundo alcanzó los 14,1 millones.

Facebook Twitter Google+